Marilia, aceptar lo hace todo tan sencillo

Por José An. Montero

La propia Marilia dijo en algún momento sobre el escenario, “qué difícil es quitarnos el traje de bombero que llevamos puesto, aunque haya pasado el incendio”. No ha debido ser fácil quitárselo para alguien que con veintipocos años estampó sus canciones a fuego en el corazón de millones de personas. Sólo le queda apretar los dientes y seguir luchando por lo que se cree, por una manera de entender la vida. 

Si hay una cosa que nadie puede reprocharle a Marilia es su falta sinceridad sobre el escenario, entre canción y canción sobre el escenario Solán de Cabras de Estival Cuenca, dijo lo que tenía que decir y cantó lo que tenía que decir mientras presentaba su nuevo disco ‘Bailar conmigo’, publicado seis años después de ‘Infinito’ en el que ‘Casi me rindo’ fue la canción más emblemática y que, por supuesto, estuvo en el setlist de esta presentación. 

Once temas que “son una búsqueda de la libertad, una pequeña conquista cada una de ellas”, una forma de seguir viva, de curar sus propias heridas, canciones solitarias, directas, con un poso de blues. Canciones que demuestran lo duro que es “darse cuenta de que hay puertas que están cerradas para siempre”. Dio igual que sobre el escenario la acompañasen Adrián Solla en los teclados, Arturo Ruiz al bajo, Mikel Ferrer a la batería y Laura Solla a la guitarra y coros. Marilia asume que canta sola. Aprieta los dientes, saca su mejor sonrisa y sigue adelante, porque sigue teniendo cosas que decir. 

Cinco temas propios y a la sexta, ‘Cuando los sapos bailen flamenco’, más desgarrada que nunca, más clavada en el corazón, con una letra que adquiere un nuevo significado. “Como un vaso después de beber el trago más dulce”. Surge la gran pregunta, cómo puede remontar el vuelo una cantante que tiene entre su repertorio una de las canciones más bellas que se haya escrito en castellano. También dio su receta, “aceptar lo hace todo tan sencillo… Bailar conmigo, bailar para mí”.

Así lo hizo en el concierto de ayer, mirando al presente, pero asumiendo su legado, ella es Ella Baila Sola, y en su repertorio tiene temas míticos como ‘Lo echamos a suerte’ o ‘Amores de barra’. Canciones tan grandes que forman parte de la historia, canciones que siguen haciendo “bailar gusanos en la tripa”. 

En la recta final del concierto Marilia invitó a Paula Serrano a subir al escenario para cantar juntas ‘Mujer florero’. La joven cantautora conquense, que también presentaba disco en este programa doble, puso voz y representó a todos los presentes sobre el escenario, que callaban durante las partes de Marilia y sumaban sus voces a las de Paula, como formando parte del dúo. (Aquí puedes ver el vídeo).

El setlist de diecinueve temas presentado en Cuenca,ciudad en la que nació, tiene algo de eso, de Ave Fénix que resurge al asumir su propio e inmenso legado, pero sabiendo que estamos en otra cosa, en otra partida. “Sigo el río donde me diga, suelto costumbres, suelto mochilas. (…) Pero la intuición me dice algo. Quiero encontrar lo que he soñado”, dice la letra de ‘Una cueva en el invierno’, canción con la que cerró el concierto y que es el primer single del nuevo disco. La tarde amenazaba tormenta, pero la noche llegó y el cielo se quedó en calma. Toda una declaración de intenciones de quien aún tiene mucho camino por andar.

Marilia actuó el 2 de julio de 2023 a partir de las 22:00 horas en el Escenario Solán de Cabras del Parador de Cuenca dentro del programa de Estival Cuenca 2023. Paula Serrano actuó en el mismo escenario a las 20:30, presentando su disco ‘Mis 4 gatos’.

Texto de José An. Montero. Puedes leer más sobre estival en lacircular.es/estivalcuenca

Contenido relacionado