Intensa primera jornada del Congreso Biopolítica y Fronteras

El Salón de Grados de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades de la Universidad de Castilla-La Mancha en Cuenca acogió la primera jornada del Congreso Biopolítica y Fronteras: Vulnerabilidad, Resistencia y Derechos Humanos. Un congreso organizado por la propia Facultad en colaboración con el Departamento de Filosofía, Antropología, Sociología y Estética de la UCLM y el Patronato Gil de Albornoz, bajo la dirección de Nacho Escutia, Javier Espinosa e Irene Ortiz. 

El Congreso de Biopolítica y Fronteras comenzó con un acto inaugural en el que Santiago Yubero,  decano de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades, dio la bienvenida al Campus de Cuenca. Tras su intervención, fue el turno de Irene Ortiz, Javier Espinosa y Nacho Escutia, codirectores del Congreso que expusieron las líneas maestras y reivindicaron el papel de la filosofía en la interpretación de la realidad biopolítica contemporánea. 

Tras el acto inaugural, tuvo lugar una sesión inaugural moderada por Irene Ortiz que contó con la participación de Isabel Turégano alrededor del tema de la transformación de la nacionalidad en circunstancias de justicia global, centrándose en temas como la extranjería, la integración y la cuestión de nacionalidad. En la mesa estuvieron acompañadas por Virginia Fusco, que en la actualidad está colaborando con Sandro Mezzadra en la Universidad de Bolonia y que habló sobre su experiencia en el movimiento Non una di Meno y sobre las articulaciones locales en los procesos de construcción de una experiencia colectiva de militancia transnacional, centrándose en temas como el feminismo y la sororidad. 

Las sesión de la mañana finalizó con la mesa redonda titulada “Las fronteras en la mundialización del mercado” en la que participó Nacho Escutia que disertó sobre derechos del capital-humano y el horizonte de la comunidad, universalismo globalizado, estado homeostático y fronteras biopolíticas. En esta mesa, moderada por Begoña Múgica estuvo acompañado de Juan Carlos Velasco, investigador del CSIC, que trató el tema de la reconfiguración de las fronteras territoriales en un mundo globalizado y cómo éstas determinan el marco político y social de los territorios. “Que las fronteras sean cambiantes pueden afectar a la población de manera inesperada y perversa […] Las fronteras no tienen naturaleza, sino historia», explicó durante su intervención. 

La primera mesa de la tarde, moderada por Alberto Morán Roa, estuvo centrada en la economía y contó con la participación de Inés de Vicente, la ponente más joven del congreso que habló de cómo el capital atraviesa y determina la existencia humana. Inés de Vicente estuvo acompañada en la mesa de Eugenio Cortés que trató el tema de Sir Thomas More y la retórica cultural del decorum como subversión.

La intensa primera jornada del congreso finalizó con un debate moderado por Nacho Escutia en el que participaron Mercedes López, Nantu Arroyo e Irene Ortiz y en el que se deliberó sobre cuestiones de ciudadanía o pertenencia y que arrancó con con una cita del Capítulo IX de la Odisea, “No tienen ágoras donde se reúnan para deliberar, ni leyes tampoco, sino que viven en las cumbres de los altos montes, dentro de excavadas cuevas; cada cual impera sobre sus hijos y mujeres y no se entrometen los unos con los otros”. Una cita que sirvió para arrancar una animada mesa redonda sobre la actualidad a partir de “Estas cosas que no ocurrieron jamás, pero son siempre”, citando a Roberto Calasso.

Esta jornada fue emitida en streaming por el C:TED a través del Canal Youtube de la Universidad de Castilla-La Mancha y puede recuperarse en este enlace.

Texto de Paz García Blanes y fotografía de Beatriz Coronado

Contenido relacionado