Virgina Imaz, la palabra de la tribu

Por José An. Montero

Completó el programa de la primera sesión doble del festival DPalabra 2024, la narradora Virgina Imaz, una de las grandes de la escena circense, creadora a finales de los setenta de la compañía de teatro Oihulari Klown y payasa profesional desde 1988. Virginia, entre otro medio centenar de espectáculos, participó como personaje cómico en el espectáculo La Nouba del Cirque du Soleil en Canadá y Estados Unidos. Una de las grandes de la escena española que cerraba la tarde-noche de la sesión con su espectáculo ‘La domadora de sueños’. 

Narraciones “como si estuviéramos junto al fuego del hogar o alrededor de la hoguera”. Contando cómo se han contado las historias los humanos durante miles de años, entrando y saliendo de la historia, marcando tiempos de desarrollo con climax intensos, dejando tiempo para que los más pequeños se durmieran junto al fuego antes de entrar en historias de “entrepierna”. 

“Érase una vez una mujer a la que se le daba bien soñar y que tenía los sueños domados”, así arrancó la velada. Contando sueños. Sueños peligrosos, de los que aún no detectan las máquinas de los aeropuertos. Virginia adaptó el clásico de Troshinski en una historia personal difuminando las fronteras entre biografía y literatura. También sobre el escenario del Teatro-Auditorio tuvieron eco las palabras de Galeano y de Gloria Fuertes, historias de entrepierna o una divertida aventura del Mulá Nasrudín. 

Así de primeras, tres pedos de burra parecen mucho tiempo. Y pasaron tan rápido como una de las cabezaditas soñadoras de su abuela. Antes de que nos diéramos cuenta, la hoguera ya se había convertido en ascuas y las voces se habían convertido “en más viejas que las piedras”.

Puedes ver todas las crónicas del Festival DPalabra pulsando aquí

Contenido relacionado