‘Las Bingueras de Eurípides’, cuando la comedia es una línea y la tragedia un bingo

Por José An. Montero

No es fácil hacer reír desde un escenario, pero aún es más complicado que, de manera casi imperceptible, se cuele una intención en los espectadores cada vez que abren la boca para soltar una carcajada. Sin discursos solemnes, sin convertir el escenario en un púlpito o una tarima de clase, sin tratar de dar lecciones de superioridad moral, sin ningún ejercicio vacuo de superficial concienciación. Son otras las cargas de profundidad que hacen evolucionar el mundo. El texto de Ana López Segovia tiene valor tanto por lo que tiene como por lo que no tiene. Tiene ritmo, credibilidad e intención, pero carece de pedantería y de soberbia erudita. 

Inspirado en ‘Las Bacantes’ de Eurípides, no hace falta tener ni idea de quién era Eurípides, ni que es una tragedia griega, ni quien era Dionisio, ni siquiera saber que estamos ante una historia contada desde hace milenios, para troncharse de risa, para no poder frenar el deseo de aplaudir tras una hilarante escena. 

Preestrenada el 18 de junio en el Centro Cultural Paco Rabal de Madrid, fue el 14 de julio la fecha oficial de su estreno en el Teatro Moderno de Chiclana, pasando después por el Festival de de Mérida, que en esta edición recuperaba en su programación el Teatro María Luisa, antes de recalar en este Nuevo Teatro Fernando Arrabal de Ciudad Rodrigo, dentro de la programación de la 25 Feria de Teatro de Castilla y León

‘Las bingueras de Eurípides’ no está basada remotamente en la tragedia clásica de ‘Las Bacantes’, no es una versión actualizada del texto de Eurípides escrita en el siglo V a.C. Ni falta que le hace.  ‘Las bingueras de Eurípides’ son ‘Las Bacantes’, o al menos mucho más Bacantes que cualquier otra que haya visto sobre un escenario. Lo que ocurre es que ni ellas lo saben. Tampoco lo sabemos quienes ocupamos el patio de butacas. Tampoco importa. No hace falta que nadie explique quienes eran Dionisio, Tiresias o Cadmo. Esa nunca fue lo importante. 

Las trágicas vidas normales de tres mujeres de cualquier lugar, Cádiz a poder ser, se transforman alrededor de un bingo clandestino donde pasan las horas y donde se van sucediendo las más hilarantes escenas cotidianas. Seres humanos que buscan liberarse de las ataduras de las asfixiantes convenciones sociales, torbellinos ocultos bajo las aguas tranquilas de la normalidad, el rito del bingo abre las puertas y sirve como fórmula mágica para romper las cadenas de la realidad. No hay tragedia que un buen bingo clandestino no pueda convertir en una carcajada. Y a partir de ahí, que cada uno haga sus lecturas sobre feminismo, libertad, presión social, drogas o juego. Todo está ahí, pero no hay moralinas, ni discursos, ni conclusiones. 

Un texto creíble, apasionado y apasionante, con un ritmo trepidante trabajado por un director como José Troncoso, autor de ‘Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)’, una joyita que también pasó en 2019 por Ciudad Rodrigo, y que en lo que va de año lleva ya cuatro estrenos, además de ‘Las Bingueras’, ‘Los despiertos’, ‘Un cadavre exquis II’ y ‘La Noria Invisible’. 

Apenas un cuadrado de fieltro rojo sobre el escenario es suficiente para crear un universo de espacios y emociones, cuando es tocado por la varita de luz mágica creada por Agustín MazaLeticia L. Karamazana. Un trabajo discreto y magistral que acentúa las emociones en los espectadores de una manera sutil pero tremendamente eficaz. 

El elenco formado por Alejandra López, Teresa Quintero, Rocío Segovia, Ana López Segovia, Jose Troncoso y Fernando Cueto funciona de tal manera sobre el escenario que no parece existir diferencia entre personaje y persona. No hay gomas en la careta, ni actrices sobre el escenario, son quienes dicen ser. 

Una tortilla de patatas se hace, obviamente, con patatas y huevos, a veces cebolla. Parece fácil. Casi todo el mundo es capaz de perpetrarla. Un escenario, unos metros de fieltro rojo, unos discretos focos, un vestuario sin pretensiones, unos cuantos gags, alguna chirigota, nada extraordinario cuando está sin mezclar. ‘Las Bingueras de Eurípides’ de Las Niñas de Cádiz, con mimbres aparentemente básicos pero trabajados con maestría consigue que todas las piezas encajen y surja la magia , Una de las comedias de la temporada. 

‘Las Bingueras de Eurípides’ se representó el 24 de agosto de 2022 en el Nuevo Teatro Fernando Arrabal de Ciudad Rodrigo dentro del programa de la 25 Feria de Teatro de Castilla y León. Autora: Ana López Segovia. Dirección: José Troncoso. Intérpretes: Alejandra López, Teresa Quintero, Rocío Segovia, Ana López Segovia, Jose Troncoso y Fernando Cueto.

Texto de José An. Montero y fotos de María Ramos para La Circular. Este artículo también se publicó en gaZeta (Guatemala), Luz Cultural, Más Escena y Nueva Tribuna.

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Aceptar Leer Más

Privacy & Cookies Policy