Consistiría en un refugio cónico, semejante a un antiguo chozo, que podría realizarse en adobe o piedra, que estaría recubierto de fieltro-semillero de plantas autóctonas que acabase camuflado con el entorno. La idea propuesta es que asemeje de manera simbólica a un refugio de guerrilla que necesita estar camuflado para evitar ser vandalizado. Al mismo tiempo podría contener en sus paredes la intrahistoria de la trashumancia a través de la ilustración, reflejando la vida de los pastores a lo largo de los siglos.

Contenido relacionado