Ana Alcaide, en el punto cero del tiempo

Por José An. Montero

Ana Alcaide regresaba al Auditorio de Cuenca para presentar ‘Ritual. La Fuente de las Mujeres’ y qué mejor que hacerlo coincidir con el Día de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Todo un símbolo, pues precisamente hace unos años, en Irán prohibieron cantar en público a Ana Alcaide por su condición de mujer. Si hace un año conversábamos con Ana Alcaide en los podcast de La Circular sobre el estreno de este trabajo, éste era el momento ideal para conocer cómo había evolucionado la propuesta después de una intensa gira de presentación y de haber sido considerado el Mejor Álbum de Colaboración Internacional y haber entrado entre los seleccionados como mejor álbum por los World Music Charts Europe.

Todo el simbolismo y toda la fuerza de un repertorio que, aunque toma tierra en Persia, es todo un viaje místico que conecta tiempos y lugares conectando con ese hilo rojo que conecta a todos los seres humanos de todo tiempo y de todo lugar. Acompañada en el escenario por Billy Coole en el salterio y el laúd medieval, Kaveh Sarvarian en percusiones y flauta, Katy Evoghli en la voz y la bailarina Sandra Rico, Ana Alcaide regresó a los escenarios conquenses después de un tiempo de ausencia. 

Si bien es cierto que participó el pasado agosto en el Ciclo de Música Emergente de Uclés junto con Billy Cooley en un concierto sobre la tradición sefardí medieval, no actuaba en la ciudad desde noviembre de 2017 en que presentó su anterior trabajo ‘Leyenda’ o desde un memorable concierto en la plaza de la Merced en 2015 en la gira de su trabajo ‘Tales of Pangea’ en el que fusionaba su música con la tradición indonesia. En esta segunda parte de la gira de ‘Ritual’, en la que la voz de Reza Shayesteh, poeta iraní con el que compuso el disco, ha tenido un giro hacia lo femenino con la incorporación de la cantante iraní Katy Evoghli. 

La poesía y la nyckelharpa siguen siendo la protagonistas profundas de toda la potencia espiritual que se emana desde el escenario. Poesía musical, pero también poesía en lo visual, e incluso tiene cabida la lectura de los versos de la poeta iraní Mahvash Sabet, ejemplo de coraje y esperanza para las mujeres iraníes. Mahvash Sabet que, tras pasar diez años en prisión, ha vuelto a ser condenada nuevamente por profesar el bahaísmo, una religión monoteísta abrahámica que proclama la unidad espiritual de la humanidad.

Contenido relacionado