La innovación pedagógica de las próximas décadas vendrá del mundo rural 

Por Paula Úbeda & Elena Lara López

La segunda y última las jornadas dedicadas a la Escuela Rural Conectada y Currículo LOMLOE, que la Cátedra de Reto Demográfico de la Diputación de Cuenca y la UCLM junto con la Facultad de Educación de Cuenca están realizando dentro del Seminario Permanente Escuela Rural y Comunidad reunión en las instalaciones del CRA “Miguel Delibes” en Villalba de la Sierra a maestras y maestros procedentes de diez escuelas rurales de la provincia, profesoras y profesores universitarios, maestras que acaban de finalizar su estudios y estudiantes de Educación del campus conquense. 

En esta jornada de puesta en común de las distintas realidades y visiones sobre la escuela rural, Natalia Arias, Vicedecana de Calidad e Innovación Educativa, ejerció de moderadora acompañada por el equipo directivo del Colegio “Miguel Delibes” que acogió el encuentro. El objetivo de esta segunda jornada estaba en la creación de un grupo de trabajo permanente sobre escuela rural en la provincia de Cuenca y en la elaboración de material académico específico para aulas multinivel en el entorno rural, pues como dijo José María Martínez Navarro, coordinador de estas jornadas, “La innovación pedagógica de las próximas décadas vendrá del mundo rural y para ello es necesario una minoría audaz que lo inicie”. 

Previamente a la realización del taller dialógico que llevaría por título “Propuestas de renovación pedagógica desde la escuela rural conectada”, moderado por José An. Montero y Águeda Garrido Sala, maestras recién graduadas presentaron las conclusiones de sus trabajos finales de carrera. Todos ellos, al igual que los de la jornada anterior están centrados en aulas multinivel de centros ubicados en pequeñas poblaciones y han sido realizados dentro del área de Ciencias Sociales de la Facultad de Educación de Cuenca por los profesores José María Martínez, Yolanda Fernández y José An. Montero. 

Cristina Dan fue la encargada de iniciar este turno de exposiciones con su propuesta titulada “Mediante las raíces”. Cristina Dan, exalumna de la facultad de Educación de Cuenca y actual maestra, presentó una propuesta basada en la metodología activa y participativa. Este proyecto fomentar la cooperación y aprendizaje a través de situaciones de aprendizaje adaptadas a la LOMLOE. Dan resaltó las ventajas de la escuela rural por la adaptación del ritmo de aprendizaje y un mejor clima social y afectivo entre la comunidad universitaria. 

La maestra de infantil, Paula Cañada Adalid, presentó una propuesta de innovación enmarcada en la inclusión en su Trabajo de Fin de Grado. Paula propuso la realización de una situación de aprendizaje basada en el conocimiento de las diversas culturas de las que proceden los niños y niñas de cada aula. Esta propuesta la llevó a cabo durante su estancia de prácticas en el colegio de Carboneras, “creo que mi propuesta sirve para las maestras que trabajen en un aula rural donde hay alumnos de muchas etnias diferentes, tengan disponibles recursos adaptados al nuevo currículo educativo.”

La agricultura regenerativa fue el tema elegido por Carmen Díaz Sánchez para su exposición de situación de aprendizaje adaptado a un aula multinivel en la escuela rural.  Una propuesta centrada en la colaboración entre las niñas y niños y el entorno educativo, la economía circular y la agricultura regenerativa a través de la creación de un huerto en la escuela rural en el que se fusiona el huerto típico escolar y la agricultura regenerativa. Uno de los objetivos principales de esta propuesta es aprender cómo el ser humano puede beneficiar a la naturaleza de manera sostenible.

La tecnología y los videojuegos centró la propuesta de Marisa Villarreal Fonts. Mediante una mecánica sencilla de que también en lo virtual se refleje la realidad del medio rural, Marisa presentó una propuesta a través de “Minecraft education”, realizando así situaciones de aprendizaje creativas relacionadas con el huerto, la granja y el campo.

La ronda de presentaciones finalizó con la intervención de Raquel Ochoa que presentó la actividad llamada ‘La madeja’ sobre la economía circular en el entorno rural. Mediante tres actividades repartidas en un mes tiene como objetivo concienciar a los niños sobre los recursos que tienen en su pueblo, en este caso Tragacete. Además familiarizarse con los bastidores y bordados, echar el tiempo atrás y ver como antes se utilizaba como técnica de intercambio el trueque.

“Con mi propuesta”, explicó Raquel Ochoa, “Quiero transmitir los valores de la cultura popular que había en Tragacete, es una de las pocas zonas de España que sigue pasando la trashumancia. Quiero favorecer el entorno cercano del pueblo para que los propios niños y niñas conozcan sus propias raíces. También porque es una artesanía que se está perdiendo y que es bueno que siga siendo conocida.”

Tras el análisis de las propuestas expuestas con el Trabajo Fin de Curso de las exalumnas y actuales maestras, se abrió un diálogo sobre propuestas de renovación pedagógica, buscando establecer un entrelazamiento más estrecho entre las familias y la escuela rural, con el objetivo de fomentar un feedback dinámico y enriquecedor que conecte de manera más efectiva el entorno exterior con el interior del sistema educativo.

Texto de Paula Úbeda con fotos de Elena Lara para La Circular.

Contenido relacionado