El sueño contagioso de Marcel Marata

Por José An. Montero

El creador del Festival Itinera falleció este veintiuno de marzo en un accidente de tráfico, dejando a todos los que formamos la familia de Itinera un legado de sueños y proyectos por construir. 

Marcel Marata presentado un concierto de Itinera en Vega del Codorno

A la edad a la que mayoría de las personas, tras una intensa trayectoria profesional, recapitulan sobre su vida, deleitándose en los momentos pasados, Marcel Marata no sólo vivía en el presente, sino que su mirada alcanzaba a trazar el horizonte futuro de lo que quería que fuera Itinera. Esa maravillosa creación que los meses de confinamiento creó en su imaginación y que con una alegría contagiosa iba sumando alianzas y territorios.

Marcel, consciente del poder transformador de la cultura, imaginó Itinera para descentralizar la cultura, llevándola a los pueblos más pequeños como bandera del derecho de todas las gentes, vivan donde vivan, de acceder a la cultura de calidad. Centenares de conciertos en formato reducido, pero plenos de talento y calidad artística, se extendieron desde aquella primera edición de 2021 en Cataluña, hasta instalarse en la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Occitania, Cerdeña, Aragón, Castilla-León, Asturias o la Comunidad de Madrid. 

Marcel Marata durante el Foro Itinera en Diciembre de 2023

Marcel nos contagió su entusiasmo por Itinera con ese ‘seny’ catalán tan propio, donde cada palabra y cada frase se ha convertido en una enseñanza para preservar. Sin pretenderlo, fue mentor y maestro de quienes andamos tratando de dar visibilidad a los entornos rurales. 

Un lejano día de hace apenas nueve meses, un amigo de un amigo, puso en contacto Itinera con la Fundación Los Maestros de Tragacete. Con apenas un par de llamadas telefónicas se trabó una especial conexión a través del espíritu del optimismo rural, abierto e integrador. Gentes de territorios diversos que compartimos la necesidad de hacer proyectos universales que sean capaces de adaptarse a cada lugar como una segunda piel. Habitar en esos y hacerlos propios. 

Marcel siempre dispuesto a hacer la maleta y presentarse allí donde se le requiriese para transmitir la alegría y la ilusión de ir un paso más allá. Traspasar esas murallas invisibles que cercan de modestia los proyectos culturales que vienen del mundo rural, para construir un proyecto común pero también diverso capaz de llamar la atención y la inversión de las grandes corporaciones hacia el mundo rural. 

Marcel Marata junto con White Boy White y Victor Sitnyk al finalizar un concierto de Itinera en Tragacete.

Marcel, constructor de sobremesas infinitas en las que ir trenzando la amistad, la sonrisa y las ganas de formar parte del sueño de Itinera. Marcel, la sonrisa siempre por bandera y la felicidad siempre como objetivo. Cultura. Territorio. Micro. Itinera. Origen. Destino. Trayecto. Movimiento. Emoción. Alegría. Festivo. En directo. Estas fueron algunas de las palabras claves que eligió para definir Itinera, pero también son palabras que definen a Marcel Marata. 

Ahora, nos toca a nosotros seguir construyendo y haciendo cada día más grande Itinera, aunque sepamos que siempre nos faltará el principal motor creativo. Deberemos recurrir a releer mensajes, documentos y correos, rememorar las conversaciones y agudizar la memoria para ir descubriendo la senda que tenía en su cabeza para Itinera en los próximos cinco años, porque Marcel siempre pensaba en tiempo futuro. 

Marcel se fue sin avisar, “sense un adéu”, porque los últimos mensajes que dejó apenas unas horas antes de marcharse seguían describiendo el futuro de Itinera a medio y largo plazo para Itinera. Ahora es el momento de seguir esa senda y preservar este legado de alegría que es el Festival Itinera. Seguiremos soñando…

Marcel Marata junto con Diego Yuste, alcalde de Tragacete, minutos antes de empezar un concierto de Itinera.

Contenido relacionado