Fizzy Soup y los ritmos orgánicos llenos de optimismo rural

Por Álvaro Muñoz

Dentro de las actividades culturales previstas para la I Semana Universitaria del Optimismo Rural el martes por la noche se celebró el concierto de Fizzy Soup, un grupo que, afincados en Cuenca, se desplazaron hasta Tragacete para compartir su arte con nosotros. Actuaron después de Yandrak Jamaica, una leona en el escenario, y una artista de los pies a la cabeza.

Fizzi Soup ha ofrecido su primer concierto tras nueve meses sin salir a los escenarios debido a la pandemia. El 27 de julio el dueto compuesto por Javier y Sonia se dirigía a Tragacete, un pequeño pueblo de la serranía conquense para ofrecerles a todos los vecinos y vecinas de esa localidad una noche de música que permanecerá en el recuerdo.

El comienzo del concierto se vio dificultado por problemas técnicos, lo que supuso que se comenzará una hora más tarde, aunque eso no hizo que el público los recibiera entre aplausos. En el transcurso de la actuación Fizzi Soup ofreció una velada de música rítmica envuelta en letras melancólicas que crearon un clima de emoción entre los espectadores.

Cuando fueron preguntados por su estilo musical, se definieron con términos muy dispares, desde reggeaton cristiano hasta el indie o los sonidos orgánicos que es lo que realmente ofrecen. Alegres, espontáneos y acompañados de guitarra, bajo, timbal y voz, consiguieron entusiasmar al público de la localidad conquense. Algunos de los temas con los que hicieron vibrar al público fueron Refugio, compuesta en 2019 y que con el confinamiento cobró aún más sentido, puesto que todos necesitamos un hogar, un refugio. Esta canción se encuentra en su último disco, Lo que no se ve, que en su momento fue censurado en Spotify y Facebook, causando un gran revuelo mediático.

Para despedirse quisieron hacer partícipes a los espectadores, animándolos a que con palmas siguieran el ritmo de la que pretendía ser su última canción. Entre aplausos y notas llegó el final de una actuación que dejo a los espectadores con ganas de más que pidieron que tocarán la canción que cerraría este espectáculo. Y al ritmo de una conocida canción se despidieron de Tragacete dejando una sonrisa escondida tras la mascarilla de los espectadores.

Agradecer siempre a Sonia y a Javi su participación y buen hacer en estas actividades, contando los días para volver a disfrutar de su música.

Texto: Álvaro Muñoz y Ainhoa Pino

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Aceptar Leer Más

Privacy & Cookies Policy