Moisés Heras, el artesano que se inspira en la Naturaleza

Por Ainhoa Pino

Moisés Heras consigue dar una nueva vida a las maderas de la Serranía de Cuenca. De una manera natural, consigue que los seres y los objetos que ya habitaban la madera afloren a la luz, él sólo ha tenido que mirar con los ojos del sabio y del niño, pues ambas miradas se funden en este artesano de Valdemeca con una amplia trayectoria profesional en la restauración de muebles, ha hecho de la talla de la madera su pasión. 

Sus trabajos en la madera, inspirados en las formas naturales de la Serranía Conquense, toman forma de animales, de setas o  de frutos silvestres, que reflejan la belleza natural de un entorno único. “Hago tipo de cosas que la naturaleza ya tiene hechas durante miles de años, yo sólo lo copio y lo transmito a  la madera”, cuenta Moisés con la sencillez de la sabiduría alcanzada tras veinticinco años residiendo en Valdemeca, una pequeña población conquense de menos de cien habitantes. 

“Hay que saber diferenciar la verdadera artesanía de los productos que vienen de grandes cadenas de producción. Yo no puedo vender una cuchara de madera de boj a dos euros. Es importante poner en valor el trabajo del artesano, un trabajo en el que cada uno tiene su propio estilo y cada pieza es única”, comenta Moisés tras su puesto instalado en la Plaza del Ayuntamiento de Tragacete, donde participó la semana pasada, dentro de la Semana del Optimismo Rural, en el primer encuentro de artesanos de la Serranía de Cuenca, en lo que pudiera ser el germen de una futura asociación de productores artesanos, aunque también se puede encontrar su trabajo en las ferias de artesanía de Cuenca, Cañete, Huerta del Marquesado o Uña.

Animales setas o bellotas gigantes de madera que se pueden también ver en muchos jardines y que convierte en lugares propicios para que habiten amables seres de la tradición popular. “La artesanía es un eslabón más de la cultura popular, mis trabajos son un escalón más  de una tradición milenaria de arte pastoril que siempre existió por esta sierra”, cuenta Moisés que compagina la artesanía con otros trabajos, porque como confiesa, “es muy gratificante, pero económicamente, no da”. 

No tiene página web donde encontrar sus trabajos, “porque tengo una clientela permanente y si me creo una página web entraría en una dinámica de más trabajo que desvirtuaría mi ritmo creativo natural”. Las piezas de Moisés necesitan su tiempo de observación y su ritmo pausado para cargarse de esa energía natural que transmiten las manos de Moisés.

Este artículo de Ainhoa Pino con foto de Javier Maroto se publicó también en la edición digital y en papel de Las Noticias de Cuenca el 18 de agosto de 2021.

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Aceptar Leer Más

Privacy & Cookies Policy