Transgresión se llamaba la copla

Por José An. Montero

La investigadora y divulgadora Lidia García participó en el ciclo de conferencias “Música, política y movilización social en la contemporaneidad” con el tema “Transgresiones femeninas y la visibilidad LGTB+ en la copla”.

Las transgresiones femeninas y la visibilidad LGTB+ en la copla fue el tema tratado en el ciclo “Música, política y movilización social en la contemporaneidad”, organizado por el Seminario Permanente de Estudios Contemporáneos de la Universidad de Castilla-la Mancha. Lidia García García, investigadora FPU de la Universidad de Murcia, conocida por su podcast ‘¡Ay, campaneras!’ y por sus colaboraciones con Radio 3 fue la encargada de abordar tan jugoso asunto.

La divulgadora sobre copla, feminismo y movimiento LGTB+ congregó a un numeroso público a esta charla que se centró en algunos de los aspectos más transgresores de la mal llamada canción española, pues como se recordó a lo largo de la conferencia, «No es canción, se llama copla, y cabe dentro la vida, que la copla es el querer que se llama Andalucía», recordando las palabras del siempre añorado Carlos Cano. 

Si como género tuvo su máximo esplendor entre 1930 y 1950, sufriendo el estigma del apropiacionismo del franquismo, Lidia Fernandez recordó que la gente no consumía pasivamente la copla, sino que realizaba sus propias interpretaciones, que en muchas ocasiones, no coincidían con las del poder dictatorial. Baste el ejemplo de la conocida copla “El Emigrante” de Juanito Valderrama, que el franquismo entendió casi como un canto patriótico al mismo tiempo que fue asumida por otros grupos sociales casi como canción protesta. 

No faltó en esta intensa conferencia ejemplos de dobles lecturas en las letras de las coplas, de ambigüedades sexuales intencionadas o de anécdotas que pusieron de manifiesto el reducto de libertad que supuso la copla a pesar de las censuras del régimen y la moral nacionalcatólica del momento. Tampoco faltaron las referencias a las grandes de la copla, a su manera de entender de una manera transgresora la feminidad o a la copla como vehículo para visibilizar a los colectivos LGTB+.

La capacidad comunicativa de Lidia García hizo olvidar durante su intervención las limitaciones de las conferencias online y el recuerdo de las intensas tardes presenciales de años anteriores en la sala ACUA, incluyendo el animado turno de preguntas característico de este ciclo en el que en esta ocasión participaron casi una treintena de personas. 

Esta primera parte del ciclo concluirá el próximo 16 de febrero con la intervención de Nuria Garrigós, coautora del libro ‘God Save The Queens: Pioneras del Punk”, que versará precisamente sobre ‘Las mujeres en el punk: feminismo y rebelión’ y que también se podrá seguir gratuitamente a través de la plataforma Teams previa solicitud de invitación al Seminario Permanente de Estudios Contemporáneos. 

0 Comenta

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Aceptar Leer Más

Privacy & Cookies Policy